Tres poemas // Alice Ard

Los poemas de Alice Ard tocan varias fibras que se entrecruzan para hilar varios aspectos: violencia de estado, tecnología, encierro, espacio exterior, realidad, mentira. Con un ritmo e imágenes inquietantes, lizard nos lleva a explorar eso que nos provoca vivir en medio de la incertidumbre capitalista y pandémica del último año.

K.M.C.


Mirada indigna desde el fin de los tiempos

-A Fukuyama

 Parece temblar la tensión irresuelta 
 giro estructural que percibe la historia
 como dos enemigos en enfrentamiento perpetuo
 sus secuelas en la tierra 
 agujeros que tendremos que seguir llenado 
 con cabezas de ganado y fertilizantes alcohólicos
 atrás 
 atrás del muro espera
 el hombre nuevo descansa en las entrañas de la estética 
                                                                                  [de izquierda
 en los placeres austeros de la micro nación 
 el proletariado marcado 
 encalla dos días en la fábrica de armas
 la conservación de la paz perpetua
                   indispensable
 bajo la lógica del presente con pistolas de agua 
 acuchillarse las rodillas con las rupturas 
 van la oda al dulce de leche y al pan de centeno

  
 la plaga está encantada en la sensibilidad de la muerte
                                                                                         [nueva
 un ascensor a Marte para contaminar con oxígeno el
                                                                                       [espacio
 luces de esperanza y barril de petróleo
 no abandonaron a tiempo 
 las alcancías y los alhajeros expirados
  

 el hombre nuevo 
 la moneda corriente

  
 fantasía primitivista de etnógrafos
 rechazada la vista desde la ventana estructural del
                                                                 [medioevo distante. 
 más felices fueran si no hubiera necesidad de marco y
                                                                         [hombre nuevo
 les vomitara en la boca esos versos que esperan 
 bajo el delirio obsesivo de lo perdido
        ¡Qué implacable la conexión verdadera del otro con
                                                            [el mundo objeto, con su 
        mirada triste y la catequesis siempre presente en el
                                                                              [régimen de la 
        intercomunicación de banda ancha!
        ¡Qué invasiva la mirada iluminada del artista que
                                                 [lleva a cuestas el peso de litros
        de ideología para amamantar de espaldas a los pobres
                                                            [corroídos por el montaje
        sin diálogo del paisajismo costumbrista!
 la cortina humeante revela la laceración 
 representaciones ideadas por corazonadas oscuras
 espejo enflaquecido y desexualizado 
 suciedad ignota de una distribución de válvulas y
                                                                     [metrajes cerrados
  

 la forma antropológica de los perros aullantes y la
                                                       [falsificación de las lunas
 atragantados los productores de sentido 
 su lengua clasificada e inevitablemente muda
 cambiado la mueca por ofensa a ser absueltos 
 la carga pedagógica ante la caída del velo
 del otro lado del muro no hay enemigos
 el hombre nuevo nació sin piernas 

La transfiguración de las bestias

 donde antes había luciérnagas hay autos
 donde antes había autos hay pantallas
 donde antes había pantallas hay gatos
 de los gatos nace el vómito
  

 el vómito lleva a cuestas hilachada la mecánica de las
                                                                                         [calles
 un pelo el rojo rudimentario
 lo rengo lo recto
 lo implacable de los aparatos estatales

  
 me dan miedo los dudosos
 me dan miedo los leprosos
 me da miedo la violencia del estado

  
 estar encerrado o no en las páginas de crónica
                                                                                 [purulenta.
  
 algo estalla y es un grano
 algo estalla y es amenaza de bomba
 me cierran los trenes
 me cierran la boca
  

 una palabra que no entra en la página escapa por la
                                                                                    [ventana
 una palabra es perseguida por los leones que rugen
                                                             [detrás de las paredes
  

 otro pelo el azul aciago del cielo
 lo bello lo feo
 lo saturnino opaco de los alfajores derretidos

  
 a las bestias les da miedo el silencio 
 a las bestias les da miedo lo quieto
 a las bestias les dan miedo los espejos zurcidos

  
 no estar encerrado es el peligro que corren los que se
                                                                           [quedan afuera
  

 una palabra que no entra en la página le da frío
                                                              [acostarse en la vereda
 una palabra es parte del vómito
 y de la pocilga enmarañada que une a Dios con los
                                                            [desagües subterráneos. 

La Realidad

 Qué hacer ante la realidad
 pensar que es lluvia y nos inunda
 fuego y nos produce una comezón ligera
 ocio que hay que ahogar en las pantallas
 pensar que no se piensa y que es mejor salir a jugar al
                                                                                          [patio
  
 ¿y los que no tienen patio?
 los que no tienen frío
 aquellos que se establecen paralelos 
 a esos que siembran deseos en las butacas de cine
 y mandan besos a actores felices 
 en sus palacios llenos de fruta
  
 para ellos nada
 la frustración del resto que deja el fondo del jarrón de
                                                                                        [galletas
 restos que se comerán las cucarachas y las hormigas
 los que pintan las amebas con sensibilidad artística 
 para luego asistir a simposios sobre la forma pura de la
                                                                          [realidad inscrita 
 en los inodoros bien desinfectados y en las camas recién
                                                                                          [hechas
  
 ¿y más arriba?
 en las cadenas de producción de ideales
 en las reuniones de exalumnos donde se codean la
                                                             [perfección y la belleza
 el desasosiego la angustia
 incapacidad de mostrar preocupación por la
                                                                          [podredumbre 
 intelectual de los que desayunan pan con queso
  
 conducirán o serán conducidos al día a día de sus
                                                                              [susodichos 
 solo para tirarse en el sofá a llorar en silencio
  
 para ellos la realidad ya está hecha y es inefable
 ante sus reflejos somos tartamudos inconexos
 escindidos que nombran solo lo que no entienden 
 que por no trascendentales sin tiempo de ser
                                                                            [corregidos
  
 qué hacer por la realidad
 enfundarla en un suéter 
 darle una palmadita en la espalda para que llegue
                                                                         [segura a casa
 llevarla a un faro a tomar fotos de ballenas 
 encallando sus voces en atados de coral espumoso
  
 porque conviene la posibilidad de la risa
 que la baranda sea el bajar de una escalera
 el piso un llanto sostenido por los defensores de la
                                                             [realidad que ayunan 
 disparatados que se concentran en catalogar 
 cada uno de los árboles que asoman entre las luces
                                                                                  [urbanas
 el sabor exacto del color rojo
 lo mejor será dejarlos en el olvido 
 arrullar a la realidad con canciones sobre tortugas
                                                                                [turquesa
 esperar a que se duerma y pintarle un corazón en la
                                                                                        [cara
  
 cuando la realidad despierte podremos pensar 
 que está triste o que se ha enfadado
 también que la lluvia nos pica los brazos
 y que en todo caso no nos importa.

Alice Ard.  O a lizard, a veces solo su piel, es estudiante de Artes de las escritura en la Universidad Nacional de las Artes en Buenos Aires. Su ópera prima, Si Amanece nos vamos, es una novela experimental que puede comprarse en el siguiente link: https://www.chacanaeditorial.com/product-page/si-amanece-nos-vamos. El resto del tiempo lo dedica a escribir poesía y participar en certámenes nacionales que no gana. Poemas en @alice.ardskin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s