Ojos de golpe // Pablo Farías Letelier

cómo vamos a traer a ese ratoncito a la casa si ya tenemos a la Lala y la Lala se lo va a comer pues, mi niña, porque a la Lala no le gustan los ratoncitos y ya, ya, pero no llore, mi amor, míreme, hábleme, no llore, hábleme, háblame, habla, habla te digo conchadetumadre, habla, di al menos un nombre, habla, mierda, habla. Y el plástico azul que se le incrustaba más y más en el cuello porque la mano era indolente y la hundía cada vez con más fuerza en ese azul que le parecía tan, pero tan profundo, tan de abismo marino. Continúa leyendo Ojos de golpe // Pablo Farías Letelier

Experimental // Zulma Rodríguez

En una sesión, Sedina se desvistió frente a la cámara, Lili cerró los ojos y luego los abrió poquito. Sedina se quitó el uniforme escolar, se puso una camisa negra y un moño rojo de su hermano. Luego cantó algo de un chico enamorando a una chica; al final, se peinó los rizos con los dedos y aventó un beso a la cámara. Continúa leyendo Experimental // Zulma Rodríguez

Un mito bellamente ilustrado // Carmen Avendaño

Lo bello del cine es el proceso desnudo. El movimiento. La transformación. El cine es intrínsecamente transformista. Es tiempo travesti. El cine no es una ilustración tras otra: la loca del Frente bordando; la loca soplando las velitas; el picnic; la loca conoce el mar. El cine y la poesía no suceden después, ocurren en el curso, en la secuencia. No hay punto, hay línea. Continúa leyendo Un mito bellamente ilustrado // Carmen Avendaño