Siempre hemos vivido en la montaña // Elma Correa

Entonces Gato Alado me contó que las palomas se emparejan de por vida y que solamente cantan cuando una de las dos palomas muere: es un canto de tristeza. Yo no sabía nada de eso y sentí pena por la paloma que cantaba pero después pensé que era culpa de ellas por elegir nada más a una paloma y no querer a ninguna otra. Claro, así como no iban a sufrir. Gato Alado pensaba que yo tenía ideas de persona grande y yo pensaba que tenía ideas y ya. Continúa leyendo Siempre hemos vivido en la montaña // Elma Correa