Siempre hemos vivido en la montaña // Elma Correa

Entonces Gato Alado me contó que las palomas se emparejan de por vida y que solamente cantan cuando una de las dos palomas muere: es un canto de tristeza. Yo no sabía nada de eso y sentí pena por la paloma que cantaba pero después pensé que era culpa de ellas por elegir nada más a una paloma y no querer a ninguna otra. Claro, así como no iban a sufrir. Gato Alado pensaba que yo tenía ideas de persona grande y yo pensaba que tenía ideas y ya. Continúa leyendo Siempre hemos vivido en la montaña // Elma Correa

Estúpido rastrillo // Elisa Hernández

Las mismas malditas normas heteropatriarcales, que sí, que así se llaman, con nombre y apellido, me hicieron utilizarte a los once años, fueron las mismas que me separaron de Matilde, de su amor y de sus piernas perfectas, porque entre todas las “cosas de chicas”, nunca me atreví a decirle que me gustaba como se miraba con falda, que me gustaba, punto, más bien. Continúa leyendo Estúpido rastrillo // Elisa Hernández

Hortalizas // Karla Michelle Canett

así que todo aquello que no sea dulce al estar frío, que se cultive, que se siembre y crezca y nazca en el campo, que tenga temporadas para su cosecha, que te ensucie las manos y te deje tierra en las uñas y te lleve a estar bajo el sol para su cuidado lo llamaremos hortalizas, repite la madre a su pequeña. ¿Y qué hay del trigo, de la cebada, el maíz? Continúa leyendo Hortalizas // Karla Michelle Canett