Dejaste mi computadora llena de virus // Lucía Carvalho

La vida en internet es la vida real hoy por hoy en plena pandemia al Sur de América, pero quizás siempre hemos tenido un corazón cibernético quienes hemos convivido con animes noventeros, escapando de la escuela para ir a cabinas de internet o cibercafés, como le llamen en tu país, a chatear con algún desconocido o desconocida al otro lado del mundo. Volar en ese estado de programación constante para “destacar” o mostrar tu yo profundo en las redes sociales. Carvalho nos simplifica ese análisis en estos poemas y en toda su obra escrita apostando por esas fantasías que cada vez calan más en la sociedad y su rara apuesta por existir.

F.E.T.E.


DEJASTE MI COMPUTADORA LLENA DE VIRUS

No pude  hacer    nada
la pobre    se  bloqueó
Increíble que la computadora también se enferma
                                                                                             dice la abuela
Para ella este aparato es una tele nomás
Me pasaste el disco que más te gusta por un flash memory
Memoria flash
Memoria veloz
¿Cómo traducirlo?
No importa porque todos entienden

Abrí  cada  canción.
Copié  cada  canción

Me dejaste la memoria llena de virus yo creo que es más fuerte que un resfrío. Una fiebre amarilla
Electro – fiebre - amarilla debe ser
                                                 dice la abuela
No puedo averiguar qué es
Solo tengo esta memoria enferma

mejor la desconecto
no se puede vivir así
tan  enferma

Los restos descansan 
en el patio trasero debajo de desechos de
                                                              hierro
                                                                 carbón
                                                                   y melancolía

NO SOY UN ROBOT

Quisiera tener las misiones bien guardadas 
no olvidar cada diez minutos
¿Por qué vine aquí?
¿Por qué tengo este frasco de mermelada en mis manos?

Que    no  puedo   abrir
Que    no  puedo   abrir

Quisiera que alguien me jale de aquí hasta el cuarto de baño
un ser superior me encierre en la piscina, quite la escalera

No    pueda   salir
No    pueda   salir
Que un jugador
                       Un ser superior

coloque la cocina al lado de mi cama

y con un botón

quite todas las ventanas de mi cuarto 
abra el gas
prenda la cocina
y yo

No    me  pueda   mover
No    me  pueda   mover

No soy un robot
Yo me asusto
Yo grito

Yo estoy aquí,
             quemándome
                           por nada

UNA POLERA QUE DIGA

Este cuarto me aprieta
las ventanas de cartulina
decoran muy bien
ocultan tan bien
el paso de vida
Esta silla me succiona
el neón blanco intermitente 
enceguece aleatorios 
designios
Una fila de hormigas
se pasea por mi c u e l l o
yo las dejo
que este cuerpo sirva para 
                        algo
                       (creo)
Y todos los hongos invisibles 
perfectos y acondicionados
son lo único que crece y 
muere
en este cuarto que respira con asma
que se fatiga
que me castiga
Dame una polera que diga

POLVO Y PURPURINA

Un día estás mirando el cielo circular 
recostada sobre los frutos de tus hijos 
Cada día más cerca del aljibe 
te escondes debajo de la cama
y das vueltas hasta encontrar
las manos de tus padres
y ves de nuevo
el cielo circular
Todo es azul
este planeta
el fondo del aljibe
las cortinas de la abuela
mientras miras tus días
proyectados sobre la piscina redonda
que siempre quisiste construir
en el patio de tu casa
Hundes tus pies en esos recuerdos líquidos
Te hundes
Te hundes
y flotas en el cielo circular
en medio de polvo y purpurina
Todo es blanco
Todo es luz
y despiertas en la cuna
para ver una vez más
el cielo circular

Lucía Carvalho (Bolivia, 1993). El 2017 publicó su primer poemario Fiesta equivocada con la editorial independiente Torre de Papel. Ha colaborado en las revistas digitales: Liberoamérica, Colibrí y Cronistas Lationamericanos y Muy Wuaso. El 2018 participó del Festival Internacional de Poesía de Rosario, Argentina en el marco de la residencia para poetas emergentes. El 2019 ganó el concurso Pablo Neruda para poetas jóvenes bolivianos con el poemario Universo 127. Algunos de sus poemas están en antologías nacionales e internacionales. Coordina el proyecto de difusión cultural feminista Cyberelfa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s