La fiesta del dolor y otros cantos // Odette Alonso

Quizá una playa sea el lugar de encuentro por excelencia: el mar se abraza a la tierra, nuestra finitud observa el infinito, y nuestro cuerpo se encuentra -finalmente- con el cuerpo de alguien más.

Pienso en la belleza que retrata Odette Alonso en estos poemas. Particularmente, en el cuerpo que estalla de alegría y se sumerge en el misterio, en la memoria y en el olvido. Pienso en el encuentro que sólo puede ocurrir en esas extrañas complicidades afectivas, pienso también en la fortuna de vivirlo y de saberlo cotidiano.

J.G.


La fiesta del dolor y otros cantos (selección)

.

EN LA PLAYA

Viendo un cuadro de Picasso

Como si en ello les fuera la esperanza
las dos mujeres corren
tomadas de la mano
sobre la arena gris.
Suelta la cabellera
al sol los senos pálidos
estalla su alegría contra el cielo de nubes.
Una mirando al infinito azul
y la otra al horizonte
que acaso son lo mismo.
¿Qué harán después
cuando caiga la tarde
y el tiempo eche sobre sus cuerpos
la penumbra robusta de la noche?

.

LILITH

Su piel morena
brillante de sudor
es el principio de todos los caminos.
Me cabalga esa potra
me pone en el ombligo su perla reluciente
la hunde con el dedo
suelta la carcajada.
Estalla el aposento en mil haces de luz.
Ella recoge la túnica del suelo
traspasa los umbrales
se pierde entre mis ojos.

EL ESPEJO ROTO

Cuando se abrió la puerta
el espejo cayó al suelo
y se astilló en mil pedazos.
Ella los vio
eran el vidrio ámbar y la pálida silueta
en una fiesta de fuegos inventados.
Una página en blanco se teñía de grises
y un ángel asomaba su cara de demonio.
Cuando cerró la puerta
se hundió la noche en una desmemoria
que no acabará nunca.

.

LA OTRA VENTANA

Mientras toma el desayuno
una mujer llora en la mesa
de la casa vecina.
Los sollozos la ahogan
se estremece
seca con un papel los ojos
la nariz.
El alma asoma con aspecto terrible.
Mientras vierte esa mujer su desconsuelo
la ventana es un espejo
donde veo mis ojos.

AEROPUERTOS

Compro baratijas para ti
en los aeropuertos
muñequitas de folclor
tazas de letras
cántaros pequeños y vacíos
que llenaré de luz
para echarla en tus manos
y que así me acaricies
luminosa
espléndida invención de tus dedos
mi cuerpo.


Esta es sólo una muestra del trabajo más reciente de Odette Alonso. Si te gustó lo que leíste, puedes aquirir el poemario completo haciendo click aquí.


Odette Alonso nació en Santiago de Cuba y reside en México desde 1992. Es poeta, narradora y promotora cultural. Autora de quince poemarios, una novela y tres libros de relatos, entre ellos Últimos días de un país (Premio Clemencia Isaura de Poesía, 2019), Old Music Island (Premio Nacional de Poesía LGBTTTI, 2017) e Insomnios en la noche del espejo (Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén, 1999). Compiladora de la Antología de la poesía cubana del exilio (2011). Fundó el ciclo Escritoras latinoamericanas que ha organizado durante más de una década en el marco de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s