La esencia de la literatura infantil // Osvaldo Gutiérrez Esparza

En este ensayo de Osvaldo Esparza, los prejuicios contra la litera infantil son combatidos con la exhortación a que participemos en una crítica seria del fenómeno. El autor nos da un panorama de lo que se está escribiendo y discutiendo al respecto, dejándonos claro que no lidiamos con una literatura prescindible o menor. Ya en otras ocasiones, hemos analizado textos que tratan el tema de la infancia, sin embargo, este texto nos lleva a pensarla desde la literatura en sí.

-E.L.A.


La esencia de la literatura infantil y sus personajes

Esencialismos entorno a la literatura infantil

Existen murmullos lejanos o pensamientos fervientes tan actuales que colocan a la literatura infantil, y todos sus rasgos características, como literatura inferior. Literatura fuera de toda belleza inalcanzable que no es posible equiparar a la prosa universal que se jacta de mostrar desde banalidades concernientes a la vida misma hasta las máximas de la esencia del ser que pueden predominar en una narrativa digna del reconocimiento histórico. Trascendiendo de narrativa hacia una idea que se apodera de uno mismo para darnos nuevos ojos con que mirar el mundo.

La literatura infantil, como se ha colocado y se sigue colocando en gran parte del sector literario, es el intento de llevar ese espíritu literario hacía las pequeñeces del mundo infantil. Brindar alguna clase de sendero para ilustrar aspectos fantásticos de la realidad, o en otros casos desligarse de toda normalidad con el propósito de edificar marcos y escenas lo más alejadas de la infranqueable levedad del mundo corriente. Con el propósito a veces fallido de instruir mentes jóvenes hacia el sendero de la rectitud. Siendo justo esos relatos a veces simplones los que causan que la literatura infantil sea considera como tal. Sin embargo, no es el caso siempre.

La abundancia de la fábula simplista o relatos con moralejas alejadas de los dinamismos y mecánicas de las acciones de una sociedad del mundo real existen y sus esfuerzos fatuos concluyen a forma de decoración para un regalo navideño o de cumpleaños. Tal cual sucede de la misma forma con los malos libros de la ‘alta literatura’. Son esos textos y narrativa de las cuales la propia literatura infantil parece no poder escapar y dejar de lado para mostrar su verdadera cara literaria; la del autodescubrimiento infantil. 

Justo como el caso de la literatura ‘seria’ en donde autores pretenciosos de ideas pseudo-filosóficas  tratan de esclarecer la verdad definitiva. No una verdad personal, no confrontar una lucha persona y específica, sino la verdad de las verdades últimas. La tan buscada verdad queda, entonces, resumida a unas cuantas frases sutiles que colocan al ser humano como ente espiritual y que el universo conspira por nosotros. El mundo real no es eso.

De una manera objetiva, reconociendo que ninguna opinión puede ser en última instancia objetiva en su totalidad sin algún tinte propio de quien lo expresa, lo dicho sobre que la literatura infantil que es el retrato del autodescubrimiento de los primeros años cae en un poco de verdad. Siendo incluso, esa afirmación, una de las tantas capacidades de la literatura infantil que ofrece cuando se dejan a un lado los relatos simplones o moralejas poco realistas. Se menciona aquí ‘poco realistas’ no al aparente sinsentido de la esencia de seres irreales que llegan a componer un relato infantil de tintes fantasiosos o laberinticos ni a las extraordinarias aventuras que tienen lugar en arroyos de construcciones imposibles en donde el flujo de los océanos parece al revés.

En los casos en que resultan ‘poco realistas’ las narrativas infantiles es cuando se trata de cubrir delicadamente a maneras que la audiencia objetivo, comúnmente niños entre 6-11 años, se lleve a la mente proposiciones falsas de un mundo en constante cambio. Son, por lo tanto, mayormente fantasioso y poco realista los relatos que cubren de muchas maneras verdades que no deben obstruirse y que tienen relación con el desarrollo infantil. Con esto no digo que no debe existir cierta censura ante hechos que aunque innegables se entiende que no es posible comunicar de la manera cruda como son.

Hay relatos en los que la narrativa se centra en personajes animales con bocas y propósitos tan complejos que se asemejan a los pendientes humanos, a veces elevados o simplistas. Personajes que tienen deberes y compromisos. O en la mayoría de los casos; problemas a resolver que son el punto de partida de los relatos infantiles. Por otro lado, también en un alto porcentaje, los personajes dentro del marco narrativo de la literatura infantil son niños en un mundo de adultos lejano y misterioso. A veces el protagonista es un niño en un entorno fantasioso entre míticas creaturas parlantes que hacen lo que haría cualquier otra persona. Entre preocupantes concernientes a la estabilidad del conjunto, destinos fallidos que desencadenan fatalidades o simples laberintos que conducen a maravillas por descubrir ente esas extrañas tierras de sensaciones quejumbrosas (a veces agridulces). Pero, como se verá. La literatura está en proceso evolutivo, tal cual la novela, tal cual la literatura en general y las corrientes de pensamiento. Los campos por los que fluye la literatura infantil se vuelven más sorprendentes; acaparando espectros cada vez más densos para la eterna audiencia infantil que, sea dicho, cambia con el tiempo.

El autodescubrimiento del protagonista infantil

Generalmente cuando uno decide leer algún cuento o libro relacionado a la literatura infantil se nos muestra un contexto y escena en donde los niños son personajes cuya esencia aborda la narrativa en su totalidad o por lo menos como eje central. Donde se trata de explorar sus capacidades que pronto le definirán para siempre a lo largo de su vida, como una clase de sentencia tras su camino por el sendero narrativo que se ha expuesto.

Son los personajes infantiles, en su mayoría, los que deben confrontar a un mundo que les supera en todo aspecto, un mundo que resulta infranqueable ante murmullos de fenómenos incomprensibles para el vocabulario o sentimiento infantil. Murallas altas de las que apenas unos ruidos de la verdadera esencia del mundo llegan a los oídos que ya comienzan a escalar. En horizontes imposibles de entrever por los diálogos de aquellos adultos que hablan con verdades a medias, retratos confusos que conducen al personaje principal, que como ya se mencionó generalmente resultan ser niños, hacia senderos que trascienden para el protagonista como la perpetua aventura hacia lo desconocido que para el adulto resulta un día cualquiera en la rutina abrumadora por alcanzar un propósito con el cual atarnos al flujo del desosiego que empuja cada mañana más fuerte.

Para el personaje principal, niño, toda imagen, palabra o color que baña los días son la oportunidad de adentrarse a mundos que solo él es capaz de conocer e imaginar. Situaciones que para los adultos parecen no tener nada de importancia mientras que para el protagonista infantil resulta el destino definitorio para su vida y esencia; la catarsis en todo niño que le empuja a exonerarse como objeto receptor de negativas o tratos denigrativamente cariñosos. El punto inicial de la esencia infantil es en donde absolutamente cada ocasión significa un reto constante para abrirse el paso y una voz firme entre la mezcolanza que pareciera no estar permitida muchas veces para el protagonista. Siendo justo eso, casi siempre, la chispa que conducirá el hilo narrativo de un protagonista infantil a descubrirse por fin como un ser humano; reconociendo sus aciertos y errores durante toda la aventura que termina por mostrar una claridad que no se divisaba antes de comenzar el viaje. Siendo ese esclarecimiento total una iluminación que genera cambios para siempre en la mentalidad y maneras de actuar de quien antes se observaba como un espectador de un mundo extraño y lejano.

Conociendo, durante el curso de la narrativa, toda gama de personajes que le harán compañía aconsejándole y guiándole de maneras omnipotentes o le obstaculizarán. Siendo estos últimos los que causan una mayor exploración de los sentimientos y emociones del protagonista infantil al rivalizar de manera constante; provocando la exaltación de todas las emociones con las que cuenta desde el principio el protagonista para después comprender algo que no lo había hecho por sus capacidades infantiles en un mundo que sigue descubriendo. Tal cual Alicia, de Lewis Carroll, al saber que el conejo no le amaba como ella quería. Este autodescubrimiento generalmente se relacionaba a fulminar con el entendimiento de las circunstancias bajo un manto fantástico. Pero, tal actitud frente a la literatura infantil ha venido transformándose. La violencia, las desapariciones y situaciones sociales parecen imposibles ya de transformar en personajes infantiles; la realidad termina por envolver a todos por igual.

Jimmy Liao, escritor taiwanés, relata historias no solo fantásticas para todo niño sino que resultan en un entrañable narrativa por el deseo de esclarecer los asuntos más personales posibles a modos realistas pero bajo el manto de la surrealidad que no abandona jamás una poética cálida. Sus personajes, bastante humanos, tienen que lidiar con asuntos que alcanzan un interés en lo sentimientos de los niños. Dejando ver a los protagonistas infantiles como siempre involucrados en temáticas asombrosas y fantasiosas para poder lidiar con complejos sentimientos que no pueden, casi nunca, expresarse.

Sin embargo, sus relatos son logrados de formas tan particulares en que la ironía e intertextualidad. Cabe mencionar que se trata, mayormente, de libros-álbum. En donde las imágenes, llenas de gruesos colores y sentimentalismos, complementan la narrativa. No resultan, el dibujo y letra, entes separados que cuentan historias diferentes; sino un conjunto interdependiente para mostrar una historia bella y sublime que reinventa la literatura infantil.

El autodescubrimiento de los personajes de relatos infantiles, tradicionalmente, resulta en confrontar sus sentimientos y pensamientos más complejos en base a imágenes fantásticas en el que abundan nombres extraños que son llevados por personajes aún más irreales. Dando como resultado el autodescubrimiento, a veces, en manera simplistas. Siempre restringiendo al público infantil a una lejana realidad. En contraposición de las premisas de Jimmy Liao, por ejemplo.

La reinvención narrativa del personaje infantil

Los objetos inanimados, dentro de las narrativas infantiles, surgen como entidades pensantes capaces de brindar consejos o rivalizar con las aspiraciones del protagonista (de muchas formas). Pueden resultar ser fieles acompañantes que demuestran su calidez en los momentos de mayor flaqueza o acompañamiento en la dicha. Por otro lado, los que logran rivalizar, concentran todo su ímpetu en traer tragedia a todo lo que gire en torno al protagonista. En cualquier caso, lo que se pretende en todos los involucrados dentro de la narrativa infantil es la humanización. Mostrar cada personaje con propósitos claros, ya sean aparentemente buenos o aparentemente malos. Lo cual, esencia de esta punto, nos lleva a una pregunta bastante interesante de la esencia de la literatura infantil; ¿lo paradójico, laberíntico y onírico puede surcar los mares de la narrativa infantil?

Durante los últimos años se ha llevado a cabo el Certamen de Literatura Joven UANL, siendo uno de los certámenes literarios más antiguos de la UANL. Y en la categoría de cuento infantil han resultado ganadores cuentos cuya esencia reinventa lo que se pretenden con la literatura infantil. En forma general, como ya se ha mostrado en todas estas palabras, la narrativa infantil busca que el protagonista alcance el autodescubrimiento en forma metáforas, ironías, paisajes fantasiosos o bastante normales y etc. También, como ya se mencionó, el eje central recae en un personaje infantil; un niño.

Lo que ha venido ofreciendo los cuentos ganadores, entre ellos El puente y La ninfa del río, es reinventar lo que se considera como literatura infantil. El personaje de La ninfa del río es un ser cuyo autodescubrimiento proviene desde una inocencia plena y absoluta. Que pretende, con toda su pasión, el entender la mecánica del mundo observable. Los tiempos, el curso imparable de lo evolutivo y volátil. Hasta llegar al hastío, hasta llegar a un autodescubrimiento que le arroja en el abandono de la incertidumbre. La literatura infantil también debería mostrar el rostro a lo paradójico, a lo sublime, a lo imposible de considerar, a los misticismos de lo que la vida es. La ninfa del río, puesta por el azar en un río, contempla cada instante de la humanidad. Desde los pequeños microorganismos que navegaban por el basto campo, pasando por épocas jurásicas y el nacimiento del humano. Para, finalmente, llegar el autodescubrimiento; la iluminación de un ciclo eterno que simplemente no para. La ninfa es un ente observador de todas las historias que serán.

La literatura infantil, en esta posmodernidad, parece abarcar nuevos campos a explorar en direcciones que antes no eran posibles. Tal cual Jimmy Liao con sus libros-álbum cuyo efecto residen en brindar una cálida vista a las preocupantes de muchos niños que enfrentan situaciones que resulta imposible expresar a veces.

La literatura infantil no es una literatura de menor rango o inferior, resulta compleja y lograrla requiere reconocer todo un espectro de circunstancias concernientes a la calidez y cercanía de los sentimientos ya olvidados de lo que alguna vez todos fuimos; niños en un mundo complejo y cambiante con emociones siempre en todas las esquinas. Y, como se mencionó, la renovación constante de la literatura infantil demuestra interés por lo que se desea que lea la audiencia infantil. Otorgar no solo fabulas fantasiosas o moralejas simplonas; sino adentrarse a circunstancias que cultiven el deseo verdadero de colocar a los niños en un contexto más grande de lo que el mundo, los recuerdos, los abrazos, el tiempo y el amor significa.


Osvaldo Gutiérrez Esparza (8 de abril de 1999, Monterrey, Nuevo León) es estudiante de Licenciatura en Física de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Con tendencias literarias mayormente al cuento. Ha publicado en revistas de ciencia como Celerinet sobre econofísica, publicaciones de cuento y ensayo en la revista digital La Otra Plana. Ganador del segundo lugar en categoría de cuento infantil del Certamen de Literatura Joven UANL 2019. Aficionado al cuento latinoamericano, a la narrativa de Dostoievski y al cine de Orson Welles. Y a veces escritor fantasma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s