Dos misterios de Jaime Tzompantzi

Hay un humor que me paraliza leyendo los poemas de Jaime Tzompantzi. De repente los aliens o los desaparecidos objetos de una teoría de conspiración se vuelven elementos contingentes, como diciendo que nuestros objetos de obsesión son secundarios ante la obsesión en sí. Hay algo muy tierno y liberador en eso. Tzompantzi teje entre el ridículo unas voces que se emancipan de un sentido de percepción colectivo y evaden la tragedia como el final obligado para sus locuras.

Las imágenes de los poemas son de Jaime Tzompantzi y Melissa Martínez.

E.L.A.


el granjero famoso

alguna de las tantas sectas ocultas creyentes de los 
                                  [extraterrestre al sur de chiapas
    afirma que la luz llegó como una especie 
                                  [de espía asalariado
    el cuál está usando nuestro mundo 
[como una esquina para ocultarse del enemigo
    momentáneamente
 
    y que la noche es sólo apenas una vibración 
                                                            [de su celular
 
por lo que no deberíamos ilusionarnos demasiado
    pues en cualquier momento será el momento justo
    y habrá que moverse de ahí para siempre:
    poner en juego el pellejo
    cumplir su misión
    y dejarnos sin su presencia
 
en ese mundo la luz es una entidad que cobra 
[un sueldo y espera volver sana y salva a casa
    para abrazar a sus hijas
 
convive todos los días con formas del ser
            [completamente ajenas a nosotros
    que le estrujan la mano, le cobran 
                      [productos o le dan consejos
 
espera, ¿cómo que todos los días?
   ok es una forma de decirlo
   es la metáfora lúdica para expresarlo
 
quizá la misma luz vive su propia forma del día
   y de la noche
 
y enviuda de una forma que le es sólo suya
 
viviana era una chica adicta a la coca que aparecía 
[todas las noches en el canal 29 entre semana
    para dar las noticias
 
la tarde que la despidieron había estado hablando 
            [de cómo la luz es un señor muy angustiado
    que sólo está esperando que acabe su turno
     para correr a casa a llevarle papas a su hijas
 
 un señor cuya piel es toda la claridad
     y cuya presencia ha animado este desierto
     volviéndolo desierto
     en llamas
     para siempre
 
tuvieron que marcar a su a su madre para 
                            [poder sacarla de la oficina
 
pero antes de cobrar su liquidación
    llegó hasta el oído de la muchacha
     un mensaje,
    proveniente de una estrella de neutrones
    ensortijada secretamente a una pulsera de chaquiras
    que le obsequiaron en la playa
 
el mensaje era el siguiente:
 
“-un cerillo apagándose en la noche
humo
nada
 
un cerillo apagándose dentro de nosotros
 
y en un campo de trigo
un hombre
desolado
rodeado de niñas
abandonándolo todo
 
como tú como yo como todos
dejándolo quieto
 
en el corazón”
 
por lo que nunca más Viviana volvió 
        [a dejar de hacer algo por miedo
    pues ya sabía que todo era un sueño
 
y algunos quizá cambiaron de empleo

*

Misterio

Pero poco antes de que 
[desaparecieran las 3 mujeres y el niño
alguien les había tomado una foto.
Y al momento siguiente dicho fotógrafo 
[había caído en un estado de catatonia extrema.
Por lo que se le encontró en el suelo,
petrificado y con la instantánea en su mano.
 
Sí, esa era una playa, pero las olas ahí no solían 
[ir nunca más allá de tu hombro.
Era una playa mansita.
Lo extraordinario es que tomando en cuenta esto
al parecer lo que en la foto se mira tras la familia
no es una ola.
“Es una orilla de la bahía tonto”
Me dijo alguien a quien comenté el misterio.
“Ah verdá, siempre cayendo en respuestas fáciles.
Pues mira, un forense especializado 
                  [en asuntos paranormales
no se puede dar ese lujo”.
Lo bloqueé de Facebook.
A la mañana siguiente volví al lugar del crimen.
Una banda amarilla con la leyenda “do not cross” 
[rodeaba una zona en la playa donde no había nada.
Recuerdo lo que me dijo una vez en privado 
[mi profesor de matemáticas extraterrestres:
“A veces aparecen ballenas gigantescas en las playas”
Claro. ¿¿Era eso acaso la aleta de una ballena gigante 
                                                                     [y no una ola??
He sabido de casos de tornados que elevan 
[por los aires y mueven de su hábitat original a especies,
como por ejemplo en esa película “Sharknado”.
Luego recordé a Ralph, mi novio de la secu:
“A veces se caen machetes del cielo”
¿¿Será acaso un machetote que cayó y no rebotó 
                                                            [como es lógico
sino que simplemente se hundió en el mar??
 
Hice exploraciones con mi traje de buzo 
[para ver si encontraba restos de la ballena 
                                                    [o del machete.
No encontré nada.
Si era ballena quizá sólo se retiró confundida, 
                                 [como después de una peda.
Si fue machetazo es fácil pensar que probablemente 
                                 [este partió el fondo del mar
y no dejó de caer, abriéndose paso con su filo
hasta encontrarse con el manto, la parte 
                     [del planeta que es de lava ardiente,
y ahí se derritió…
¡Qué trabajo me he conseguido!
He cumplido mis sueños (:
Mientras secaba mi traje de buzo en 
                     [unas rocas una mujer se me acercó.
“Oiga ya me enteré que anda diciendo que 
                        [yo y mi familia desaparecimos,
y pues fíjese que no,
estamos bien, deje de andar inventando, loco”.
Sencillamente la ignoré.
Nadie, ni siquiera las víctimas deben de entorpecer 
                      [una investigación forense paranormal.
Es un trabajo que debe realizarse.
Por eso al rato iré con mi amigo el fotógrafo catatónico.
A pedirle nuevos casos.

Jaime Tzompantzi (Ciudad de México, 1994) es bailarín de la fosa de las Marianas. Autor de Fantasmophilia (Súper Ediciones Prisma, 2018), Isla de Encantos (Súper Ediciones Prisma, 2019). Milagro 401. Poemas 2037-1978 (Dirección de Literatura UNAM, 2019).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s